La Tartamudez: Entendiendo sus Causas y Tratamientos

La tartamudez, también conocida como disfemia, es un trastorno del habla caracterizado por interrupciones en el flujo del habla. A menudo comienza en la infancia y puede persistir toda la vida. El trastorno se caracteriza por interrupciones en la producción de sonidos durante el habla, conocidas como disritmias o disfluencias. Hay varios tipos de disfemia:

  • Disfemia tónica: Este tipo implica un bloqueo al principio del habla.
  • Disfemia clónica: Implica contracciones musculares leves que causan la repetición de sonidos o sílabas durante el habla.
  • Disfemia tónico-clónica: Este tipo incluye tanto repeticiones como prolongaciones de sílabas. Algunas disritmias pueden ocurrir de vez en cuando y no constituyen un problema. Sin embargo, nos referimos a él como un trastorno cuando estas disritmias dificultan la capacidad de comunicación.

Pronóstico de la tartamudez

La tartamudez puede manifestarse entre los 2 y los 6 años, durante el desarrollo del habla y el lenguaje en niños, siendo más común en niños que en niñas. Con una intervención adecuada y temprana, es posible resolver el trastorno en un alto porcentaje de casos y evitar que se vuelva crónico.

Síntomas de la tartamudez

Los síntomas de la tartamudez incluyen repeticiones de sonidos, bloqueos, prolongaciones de partes de palabras o palabras enteras, pausas entre palabras, tensión al hablar y uso de palabras simples en lugar de palabras más difíciles. En algunos casos, se pueden añadir palabras o frases no relacionadas.

Para diagnosticar la tartamudez, se realiza una evaluación del habla mediante la observación de diferentes situaciones de habla espontánea y dirigida. También se evalúa el habla en lectura y en voz cantada. Estas pruebas deben ser realizadas por un logopeda especializado.

¿Cuáles son las causas de la tartamudez?

Aunque no se conoce con certeza la causa exacta de la tartamudez, se considera que puede estar relacionada con factores genéticos, neurológicos, ambientales y psicológicos. La tartamudez no se puede prevenir completamente, pero se pueden seguir algunas recomendaciones, como crear un ambiente tranquilo y seguro, fomentar el autocontrol y actuar como modelo al hablar, especialmente en niños.

Tratamientos para la Tartamudez:

  1. Terapias de Habla: Enfoque en minimizar el tartamudeo, especialmente efectivo en adultos y adolescentes.
  2. Tratamiento Farmacológico: Aunque no hay medicamentos específicos, algunos pueden ayudar a controlar la ansiedad y la depresión asociadas con la tartamudez.
  3. Dispositivos Electrónicos: Dispositivos similares a los audífonos que reproducen digitalmente la voz del usuario para mejorar la fluidez del habla.
  4. Terapia Psicológica: Puede ser beneficiosa para abordar los aspectos emocionales y sociales de la tartamudez.

Medicamentos para la Tartamudez: No existen medicamentos específicos para la tartamudez, pero se pueden usar fármacos para tratar la ansiedad y la depresión asociadas.

Especialista en Tartamudez: Un logopeda es el especialista encargado de tratar la tartamudez. Su enfoque se centra en la rehabilitación de las habilidades alteradas y en mejorar la comunicación del paciente.

¿Cómo hablar con un niño que tartamudea?

Los padres deben utilizar un patrón de lenguaje más lento y relajado, con una estructura y un contenido sencillos para que el niño pueda entender fácilmente.

Intenta crear un estilo de comunicación que implique poca presión para los niños:

  • Al hablar, usa un ritmo lento y relajado, pero no tanto que sea artificial.
  • Escucha atentamente lo que el niño te quiere decir. Contesta eso, no como lo dices.
  • Mantenga un contacto visual natural cuando el niño hable.
  • No apresures al niño interrumpiéndolo o terminando palabras. No lo ayudes complementando lo que quiere decirte si no pregunta. No dejes que otros lo hagan.
  • Evita situaciones conversacionales estresantes.
  • Haz más comentarios y menos preguntas.
  • Haz las preguntas una por una, lentamente, disminuyendo su complejidad.
  • Controla la conversación si empiezan bloqueos, simplificando las intervenciones del niño o incluso intentando reducir su participación, pero si empieza a hablar, no lo interrumpas.
  • Apoya al niño en todas sus fuerzas y evita las críticas excesivas.

El tratamiento de la disfemia varía dependiendo de si la tartamudez está establecida o no.

¿Cómo te sientes cuando tartamudeas y te piden controlar algo que es involuntario?

Siento que el problema no es la tartamudez, sino yo. No puedo controlar el tartamudeo y ellos no entienden que no puedo controlarlo y entonces me pongo nervioso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?